Peneque sorprende en la Ruta del Coral

La embarcación del CN San José gana tras dos días navegando.

descarga

 

La embarcación vencedora, junto al Comandante de la Marina una vez finalizada la regata.

La embarcación nijareña Peneque, de Rafael García Cruz, se llevó la victoria en la IV Ruta del Coral, regata que organiza el Club de Mar de Almería junto con la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Almería. Los nijareños, con base en el Puerto Deportivo de San José fue, contra pronóstico, la que, trás 120 millas de singladura, se alzó con el triunfo de esta maravillosa travesía que cuenta, como protagonista principal, con la isla de Alborán, desde donde las tripulaciones enfilan el camino de regreso.

El sábado 30, las nueve embarcaciones participantes ponían proa a la punta de El Sabinal para tomar la baliza de desmarque antes de enfilar rumbo a la isla de Alborán. Pero el madrugador viento de poniente también quería tener su papel en esta película y obligó a tres embarcaciones, dos de ellas Red Shark y Floc, que podían haber tenido un gran protagonismo en esta prueba, a darse la vuelta por diversas averías. La embarcación Seawolf of Southtampton tomó la cabeza, demostrando su buen hacer ante estas condiciones, seguida de Quirón y Peneque. Y así fue como se llegó a la baliza de la punta El Sabinal. El resto de las embarcaciones ya habían cedido cierto terreno, con lo que la lucha por el triunfo se lo disputarían las tres embarcaciones en cabeza.

Una vez pasada la baliza de desmarque, el viento amainó hasta establecerse en la intensidad prevista y hasta las inmediaciones de la isla resultó una travesía cómoda. Fue entonces, y coincidiendo con el atardecer, cuando la encalmada tomó el protagonismo. Las tripulaciones, aún con la tensión de la competición, aprovecharon para relajarse un poco y avituallarse, porque la noche se echaba encima y sería larga e intensa.

Por la noche, los delfines proporcionaron a gran parte de la flota un gran espectáculo, ya que al estar el mar completamente en calma y no haber luna, la oscuridad era total, por lo que la estela que formaban con su velocidad hacía brillar el plancton simulando el efecto de estrellas fugaces en el agua.

El viento volvió a hacer acto de presencia con una ligera brisa del sureste, lo que permitió a las embarcaciones llegar a la isla, siendo de nuevo Seawolf el primero en bordearla, seguido de Quirón y Peneque.

El parte preveía que el viento fuese rolando hacia levante por lo que las embarcaciones debían ganar barlovento para, cuando el viento se hubiese establecido, variar el rumbo hacia el puerto de la capital. Y así fue como progresivamente todas las embarcaciones fueron ejecutando dicha maniobra. Hasta unas 25 millas de la costa de la capital, el viento se mantuvo entre los once y los catorce nudos, pero a partir de ahí, empezó a subir hasta los 18 o 20 obligando de nuevo a las tripulaciones a ejecutar maniobras de cambio de velas y trimado, por lo que la ceñida hasta la línea de llegada se intuía dura e intensa.

Quirón y Peneque mantuvieron un pulso durante toda la noche por cruzar segundo la línea de llegada, ya que Seawolf, a sotavento de la flota, la cruzó en primera posición. Aunque el segundo en cruzar la línea de llegada finalmente fue Quirón, por escasos segundos, el vencedor de esta Ruta del Coral fue la embarcación Peneque, que con su patrón Rafael García y su tripulación fueron capaces de superar a Seawolf y Quirón al aplicar la compensación de tiempos.